logo

Vorvek.com

Youtube · Twitter · iVoox · iTunes · Discord · Diaspora
〓〓〓

Review Bombing y la prensa de los cojones

Los más lurkers quizás vieran mi post anterior. Publiqué algo cuando pasó la debacle de Dean Takahashi, pero cuando vi la cosa desenvolverse completamente decidí que la gran mayoría de mi artículo no se aplicaba. Además, había hablado ya bastante en el podcast al respecto, y francamente, da igual. No es sino otra muestra del estado de la prensa en general, y los videojuegos en particular.

El caso es que buscando cosas de las que escribir, así un poco modernillas, no he dejado de toparme con este tipo de ponzoña, así que parece que no hay escapatoria. Para los que no están puestos, el prolífico Pewdiepie dijo "negro" en un directo, lo cual demostró una vez más que es literalmente Hitler. Sean Vanaman, escritor de Campo Santo, anunció al poco que su empresa había lanzado un DMCA contra el gameplay de Firewatch del youtuber sueco porque decir negro está mal y no querían estar asociados con alguien así. No voy a debatir si alguien en su sano juicio haría esa conexión o Sean estaba simplemente mandando una señal de su virtuosismo por las redes sociales, para que todos vieran cuán progresivo es. De hecho, ni siquiera voy a entrar a cuestionar el DMCA; es una ley morronguera, pero aparentemente, Campo Santo está en su derecho.

Por supuesto, que yo no entre en esas disquisiciones no implica que no fuera la comidilla de Youtube la semana pasada, y tampoco impidió que miles de fans enfurecidos acudieran a la página de Steam de Firewatch a hacer lo que se conoce como "review bombing". Para los que no estén puestos, implica dejar un montón de análisis negativos por uno u otro motivo. Por ejemplo, aparentemente, a los jugadores chinos les molesta que los juegos no se traduzcan, y aunque un juego fuera inicialmente bien recibido, si de repente te llegan 1000 usuarios y ponen "esto es una mierda porque no está traducido, no lo recomiendo", el rating del juego pasará fácilmente a mayormente negativo. Es una práctica que viene siendo habitual desde hace unos años. Muchos consideran que es una manera razonable en la que los consumidores pueden exponer sus problemas con equipos de desarrollo.

Y la prensa en general, no parecía tener mucho problema. A menos, claro, que tocaran sus vacas sagradas. Cuando Rockstar (o Take Two, otra mesa en la misma oficina) decidió eliminar la herramienta para aplicar mods al GTA V, y más tarde reculó debido a la fuerte reacción del público, aquello fue simplemente una noticia; en el mejor de los casos, los usuarios "habían hablado". Pero Campo Santo no es Rockstar. Es una vaca sagrada de la prensa anglosajona.

Mi posición puede parecer un poco dementada, pero sigamos.

Steam ha añadido coincidiendo con estos eventos la opción para ver un histograma de las críticas. Por ejemplo, se puede consultar el periodo de tiempo en el que se realizaron la mayoría de ellas, de modo que es fácil encontrar controversias. Si de repente en una semana hay un millar de críticas negativas, un rápido vistazo a las mismas puede decirnos exactamente qué pasó y cuándo pasó. ¿Querrías comprar el juego de un desarrollador que, qué sé yo, donara la mitad de los beneficios al Ku Klux Klan? ¿Como consumidor considerarías apropiado saber si el juego que vas a comprar ha eliminado una función que anunciaba en la lista de características? ¿O que realiza prácticas con las que no comulgas? ¿Cuál es el problema?

Aparentemente, que algunos usuarios de Steam no piensan correctamente. Firewatch es un juego que recibió un montón de cobertura en la prensa de videojuegos. ¿Cómo no lo iba a hacer? Un walking simulator en el que exploramos el psique de un hombre con problemas matrimoniales. Estoy seguro de que en Rock Paper Shotgun se hacían pajas de sangre con la idea. Lo metieron en su "Bestest Best Games of 2016 So Far" (que sacaron en junio). Ha aparecido tanto en el panfleto, que si introduces Firewatch en su buscador vas a tener suficientes resultados que requieren de paginación. Esto es algo que podemos encontrar en un número de publicaciones del palo. Hablemos claro, Sean Vanaman es colega.

¿Y qué pasa con esto? Pues que el hecho de que los rabiosos fans de PDP (y muchos otros que simplemente se han apuntado al carro por uno u otro motivo) hagan un "review bombing" al juego artsy smartsy de su aliado en la lucha contra los übermenschen del GamerGate que se esconde bajo la cama, es de pronto una cuestión de DEMASIADA DEMOCRACIA. Steam, obviamente, ha de limpiar todo ese wrongthink de su sección de análisis de los usuarios. Eliminar la poca voz que tiene el proletario en el templo al capitalismo que es el software de Valve. El histograma no es suficiente. Para Ars Technica, es "feo y complicado de entender". Pongo un ejemplo:

It's complicated

Supongo que debemos añadir la incapacidad de entender gráficos sencillo a la lista de vergüenzas con las que nos deleitan estos periodistas. Es ahora cuando se reune otra vez el consejo de sabios de la lista de GameJournosPros para escribir sus hitpieces. Bueno, ahora no, ya ha pasado. Lo que tenemos ahora son los lodos de los polvos de hace un par de días. Control de daños, claro. Por suerte, es tan transparente a estas alturas que da igual. Con Gone Home lograron engañar a más de medio millón de usuarios a base de bombardear acerca de los prodigios de un juego consistente en dar vueltas por una casa para saber que eres gay. Tacoma no ha alcanzado los cien mil aún. Campo Santo, irónicamente, ha cavado su propia tumba.

Da igual cuánta promoción le hagan a su siguiente obra, más temprano que tarde todos estos bodrios pedantes y autocongratulatorios que únicamente se la ponen dura a quienes se sacaron un máster en humanidades con especialización en cinematografía carentes de talento para trabajar de lo que querían, acabarán reducidos al nicho que les corresponde: personas que no quieren jugar a un videojuego pero quieren sentir que la película es ligeramente interactiva.